Ivette Troncoso

NO SOY DE PIEDRA


Ayer nadé entre ríos de sal; suspiros de rosas, que consolaban mi sentir, miraban triste por mi pena. Cómo he de amarte tanto? si bastara mi amor, te llevaría a las estrellas.


El otoño ya anunciaba el invierno, con largos rayos de sol que ya no calientan tanto En el prenuncio de grises días fríos quise hibernar con vos


No hay sol que derrita
éste hielo infernal;
si no es tu calor el
que me abrasa
mi corazón no resistirá!


Aún si de duro material parezco,
delicado y blando es mi sentir,
aunque por mil valles haya recorrido,
que con tantas penas no haya fenecido,
si me das tu adiós seguro perezco.


No hay amor ardiente que no derrita el más frío corazón.
Es como la naranja lava que ablanda la más dura roca:
ablanda, derrite, disuelve y mezcla a todo;
fusionando nuestros besos, cuerpos, almas y nuestros seres en minério de amor.
Indestructible cuando se solidifique...


Duelen hasta los huesos,
el corazón se quiebra,
llueve en los ojos cántaros de mar,
de melancolía. Ansío tu calor, sentir
tu respiración, el olor de tu piel
y tu corazón con el mio. Tu corazón
con lo mío!

Comentarios1

  • Angel Cuxame

    Una experiencia inolvidable escribir con uds "chicos". Me encantó.

    • Ivette Troncoso

      Un placer para mí también "chicos". Muchas gracias por apoyar mi primer poema fusionado. Seguimos en práctica! Un abrazo grupal!

      • Ivette Troncoso

        Un placer para mí también "chicos". Muchas gracias por apoyar mi primer poema fusionado. Seguimos en práctica! Un abrazo grupal!



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.