rodolfo dondero rodo

SENTIMIENTO GLAUCO

Porque han dado las doce

sin que me diera cuenta

hay tanto, a esta hora,

que duele aquí adentro.

 

Porque reía cuando era joven

como si fuera un niño

el dolor estaba escondido

de ello nadie me hablaba.

 

Se corrieron los velos al aire,

se mostró la gangrena,

sentí el olor a podrido

cuando daban las doce…

 

Como despertar de un sueño

la visión se hizo opaca

el tiempo fue de ayuno

el vientre clamó ruidoso.

 

Bajo la niebla difusa

el cortejo invade la calle

los harapos caminan lento

los funcionarios apuran el paso.

 

Lanza un grito el beodo

empujando la puerta batiente

sirva un trago muchacho

y demos tres ¡viva la patria!

 

Las sanguijuelas del Congreso

con ironía y descaro

consultan por sus emolumentos

y la vigencia de sus prebendas.

 

En la orden del día, el reglamento,

interpreta lo que adolece de claro

y aclara por qué es inmune

el ebrio que dormita en su escaño.

 

Aunque lo niegue la gente

este es mi rostro, es de peña

azotada por la tormenta

y su sonrisa, solo una mueca.

 

Porque han dado las doce

y ellos no se dan cuenta

han encallado sus naves

en una playa desierta.

 

En una isla rodeada de dudas

se han perdido los nombres

porque han herido a su madre

no saben qué decir a sus hijos…

 

Copyright © Rodolfo Dondero Rodo

04.04.18

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.