Stefania Buitrago

ALMA DE CRISTAL.

yo tenia un vaso de cristal

el era frágil era sencillo era intocable era voraz

mi vaso tenia ilución era cristal su color

el no conocía distracción el dolor ni la decilución 

era un vaso feliz.

 

el era cristal y se podría quebrar con facilidad

así que lo guarde y lo protegí

y yo construí un escudo tan fuerte como las olas del mar

mi escudo era todo un semental 

nadie lo podría dañar

 

vinieron las aguas, los vientos, y la soledad

vinieron tristezas y la dificultad 

que a mi vaso quisieron lastimar

pero mi vaso seguía firme con seguridad

nada lo podría quebrantar.

 

pasaron los años y mi vaso tenia seguridad

pero a lo lejos el sintío que unas aguas se podrían acercar

y aviso a las olas de su ser que algo podría pasar

pues estas aguas eran algo especial

con carácter con el escudo de mi frialdad

y con la seriedad de mi personalidad 

todo aquello que venia quise alejar

 

mi vaso quieren lastimar 

mi vaso quieren quebrantar

llegaron los mas fuertes vientos 

con las mas fuertes tormentas 

y con la ayuda de las tristezas 

atacaron mi fortaleza

logrando la fragilidad 

 

 

pero firme seguía este vaso 

su cristal brillaba 

aunque la aflicción lo lograba ya

sin saberlo mi vaso solo estaba 

ya no había protección 

la guerra en contra de la soledad

débil y solitario lo dejo

aquellas fuerzas que lo protegían 

el mundo con tanto dolor lo destruyo.

 

 

mi vaso conocío de frente la crueldad de la aflicción 

y se tomo de la mano con soledad

ahora el llorar era su tranquilidad

su cristal ya no era cristal

su color ya no era color

ya no tenia ilusión 

 

y quiso morir

el se quiso ir y no sufrir mas

y se acostó con su llanto insaciable

mi vaso mi alma mi amor

sintío dolor.

 

nada, nadie lo podía consolar,

estaba roto mi vaso de cristal 

sus pedazos podía visualizar

en mi soledad lo quise arreglar

y sus partes quise pegar;

me era difícil sentía que no lo podía lograr

 

 

me rendí una ves mas 

y quise todo dejar 

fue hay cuando sentí 

que algo mas se veía venir 

y temí por mi fragilidad

eran tormentas, eran borrascas 

y me extrañe pues eran de felicidad.

 

 

llego a mi vida y le conocí

era el amor, 

que con facilidad sano mi corazón curo mi cristal

fue difícil aceptarlo

desconfíe de su verdad

pero me inspiro seguridad

había sido mi vaso lleno de amor 

amor de verdad.

 

 

Amor de Dios.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

  

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.