Gonzalo Ramos Aranda

Cisnes

En azulosa laguna,
espejo de agua, sin bruma,
un par de cisnes, sublimes,
modelo de almas afines.

Sabiéndose hermosos, bellos,
entrelazando sus cuellos,
como ensueño, como en trance,
iniciaban fiel romance:

El macho, orgulloso,
divo, majestuoso,
cantaba: “te adoro”,
cortejo e imploro.

La hembra, apenada,
su querer negaba,
el cisne insistiendo,
élla iba . . . cediendo.

Al cabo de un rato,
de un momento grato,
Afrodita, Eolo,
los dos, ¡uno solo!

Testigos, las aves,
tulipanes suaves,
batracios, insectos,
peces muy selectos.

Natural, fue todo,
la ternura, a modo,
para siempre unión,
con el corazón.

Más allá del mundo,
apego profundo,
amor de los dos,
designio . . . de Dios.

Autor: Lic. Gonzalo Ramos Aranda
Bosque de Chapultepec, Ciudad de México, . . .
Reg. SEP Indautor No. (en trámite)



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.