migreriana

A la vera del después...

                                        Las vueltas de página traen otras,

                                         Lejos de las siestas irrecuperables,

                                         los implosivos gestos que duelen,

                                         lo que leen las miradas y evitan,

                                        

                                         Tal vez al quebrar una historia

                                          el tiempo nos recuerde el rostro

                                          suspendido en aquellos ojos imperdibles.

                                          trepando hacia una boca que ríe.

 

                                           El miedo recoge a las penas,

                                           las deja en el irrecuperable desván

                                           de un ruedo sin terminar, complejo,

                                           en un diseño para desarmar...

 

                                           El poeta pierde en su creación la magia,

                                           el último verso que le perteneció,

                                           la emoción de haberlo descubierto en el deseo,

                                           el cruce que permitió dejar la pluma en un puerto.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.