Eber R. Guerrero

Riachuelo

Hay en las aguas
buena felicidad,
ramas revolotean
y no hay ansiedad.

Piedras marrones y grises
ambientan la orilla
crecen los musgos
sin copa o colilla.

Tierno riachuelo
danzante y alegre,
corre empedrando
lo que a él se atraviece.

Y sigue la vida
y sigue el amor
y a ese riachuelo
le da su esplendor.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.