enmanuelmundo

Inevitablemente…



Yo, sigo aquí, recordándote, inevitablemente,

Y me pregunto, ¿Qué es el amor de una mujer?,

Transitorio ante el primer hombre, ¡así será en la vida!

Amarte fue un suspiro grande y pausado, amarme solo fue una chispa en tu mirar,

Confundiste el placer, con las pequeñas cosas que es la unión de dos almas

Yo que fui el amanecer, para regalarte lo nuevo de cada día,

El caminar del trabajo mañanero al cruzar las montañas del conocimiento,

Te ofrecí, más que dos manos y mi vida para navegar este mar de confusiones,

Pero una vez tomamos caminos distintos por el pan de cada día,

Una vez los problemas tocaron a mi puerta, volaste de mi instancia

Te posaste, en lo alto y miraste mi mundo gris y sombrío,

Viste cosas más grandes y ofrecieron ilusiones a tu vida

… me dejaste como un cometa en la lente del astrologo

Observando lo más bello que se iba acabando…

Mi amor sencillo, mis palabras prestadas y todo te lo dije

Pero cruzaste la instancia con la indiferencia del silencio,

Con la hipocresía que no narran las palabras,

Un poco de sinceridad, te clame con el último grito de la edad…

Pero fui muy viejo para ser escuchado,

…las únicas personas que se valoran, son las dicen las verdades,

Aquellas que utilizan como herramienta lo que pregonan

Pero tú en la luz, cantaste canciones hermosas a mis oídos,

Ahora que la noche ha llegado tu voz fue silenciada,

Demuestra que a veces las palabras no pueden abrazar tantas mentiras

En el amor, la transparencia, la confianza y el honor de las personas

Es el pecio para seguir el camino de la vida,

Hoy te miro como una estrella en el firmamento

Tan cercana, estando tan lejana a mis sentidos.

Nunca entendí tus preguntas a mi estado,

Porque con haber leído mis frases, hubieses entendido y sentido mi alma,

…pensé que algo de ti había destruido y me lo cobrabas;

Pero mi luz, siempre quiso iluminar tu camino,

Amé tu nombre, tu voz, tu cuerpo y el tiempo conmigo,

Amé tu espacio y quise hacer de nuestras vidas un jardín,

Pero siempre tuviste temor, a mis manos a la conciencia humana

Del amor a las personas, reflejadas en uno mismo

Ahora que mi cielo esta oscuro, busco luceros y no los encuentros

Quiero oír sonidos, pero callas ante mis ruegos…

El amor no se debe mendigar, me dicen mis fantasmas internos,

Mientras lagrimas corren por mis ojos y nublan lo que escribo y pienso,

Pues siempre existe un nuevo día, y es el tiempo el maestro de nuestra vida…

Comentarios1

  • Hugo Emilio Ocanto

    Maravilloso son tus versos, poeta.
    Uno de los especiales para darle voz a tus letras.
    Espero me visites, amigo.
    Mi saludo.
    Hugo Emilio.

    • enmanuelmundo

      Seria, bueno darle voz, y que pueda llegar a no solamente ser leido, seria como un nuevo vehiculo para llegar a otros lugares.
      Gracias por tu comentario.

      • Hugo Emilio Ocanto

        Todo puede ser, poeta.
        Te invito a que pases por uno de mis temas.



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.