Santiago Miranda

Los incendios invisibles

 

Si todo arde no lo veo
Ardiendo, se expanden
Fugaces y tiernos, delirios
Juego, duelo, fuego: más
No puedo sacarme, la luz
-De encima sobre nuestro
Cielo insostenible- luz
De la mirada, zozobra
El vacío en el paisaje
Consumido; o disuelto
El sueño también arde
Siendo espejo de la flama
Inerte, fértil, inimaginable
Es la ceniza que palpita
Ininteligible e inflamable
En la caída impostergable
De todo cuánto fue erecto
Nuestra llama fulge radiante
Excavando su propio ritmo
Verso; pudiera ser látigo
O rayo des com pues to
El fuego alejando de si
Lo significador relumbrante
Ya sin significante, la ruina
Del mundo que es esquirla
Apilada y bella, tumbada
Sobre si y ahora y siempre
Digna se eleva, estrella y arde
Por mostrar el destino del
Aire que venimos sacando
Del tiempo en suspiros
La medida, de la combustión
Innata y premeditada, ojos
Destelleando entre los mares
Insondables de espacios
Infinitas distancias entre
Uno y otro, stalkear fugaz
Mente, oler la carne al punto
De antropofagocitar un nuevo
Estudio de ser, alimentar se
Del fuego, miradas susurran
Sempiternos enigmas; sueños
Del fuego incierto, titilan defor
Mas no visibles todas las cosas
Cadencia indistinguible del ser
En temor o ansiedad por arder.

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.