Federico Lanfranco

UN CRISTO ROTO

UN CRISTO ROTO

Mientras caminaba desorientado

y solitario

Encontré la imagen de un Cristo

tirado

Estaba roto y a su vez, en pedazos,

sucio y en mal estado

Lo refugié en mis brazos, sin perder tiempo,

resucitando así, aquella sonrisa 

muy pálida.

 

Lo llevé a mí pecho, con mucho cuidado

y su alma pura y transparente, 

refleja, una esperanza a través

de sus ojos

__Sentí frágil y débil__el torso

de su costado

Más su rostro triste y cabizbajo,

parece cuál sí fuera un grito

en el desierto.

 

Estaba frío y sin latidos

bajo el rocío del dolor y el llanto

Lo levanté como buen cristiano

lave sus pies y sus manos

y en una oscura noche, levanté la mirada,

buscando encontrar, una luz, radiante

que guíe mis pasos.

 

__Que amargo has de saber, 

quién en su mente cruel,

hizo tal insensatez__

Quién a tirado la imagen de Cristo

mereces morar bajó el hechizo del infortunio insolentes.

 

De repente llegó una una luz

tan radiante

No sé, sí del norte o del Occidente

sólo sé, que era un eco latente,

que me susurraba al oído

No más neblinas en tus pensamientos,

caminará por el sendero del éxito

y por más nubes gris que vean

tus ojos

siempre hallará una luz , al final

de un horizonte.

 

La historia no puede cambiar,

el ayer

Tampoco pueden borrarse los recuerdos

archivados en la mente

Muchos menos pueden taparse,

con el tiempo

Hoy solo quedaron recuerdos

amargos

 Fuiste crucificado, por el perdón

de los pecados

y moriste en la cruz por un pueblo, 

incrédulo y ciego.

 

Andabas entre penumbras y tinieblas,

curaste billones de enfermos

y alejaste demonios con la ayuda

de tú padre

Superaste el miedo, por la fe tan grande,

Más fuiste traicionado y crucificado bajó el mandato

de Póncio Piláto.

 

Habían momentos de incertidumbre

y tensiones,

más el cielo se oscureció de repente,

alumbrado por truenos de tempestades

y derramando la sangre, de un inocente,

llamado , Jesús de Nazarét.

 

Al encontrar la imagen de un  Cristo,

encontré vida  eterna

Encontré sentidos y motivos a la vida,

bajo la pluma de mis poemas,

que deslumbró, mis anhelos y mis sueños,

para un día ,ser poeta.

 

 

Comentarios1

  • Federico Lanfranco

    BellĂ­simo poema, cargado de incertidumbre y pena y con una fuerza sensitiva, que desnuda el alma.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.