migreriana

La mirada

                               Desde la ventana la lluvia pesa menos,

                               se encoge la hierba, golpea mi siesta

                              tus ojos me llevan hacia el tintineo

                               que moja mi cuerpo y riega mis senos.

 

                              La lluvia se pierde en el repiqueteo,

                              la noche es ajena a todos los tiempos.

 

                               Allí estás vestido de sol, en el desenfreno

                               yo pierdo la noche en todo tu cielo.  

 

                               y no puedo hablar, todos los te quiero

                               los siento en tus labios y me desespero.

 

                               Qué será del  eco de mis sentimientos

                               si me diste tu abril y hablar no puedo.

 

                               Qué será de mí que vuelco el silencio

                               en este día gris , lluvioso y risueño!!!!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.