Kleber Exkart

Corriente y Río

Si yo te pensará

iría mi pensamiento vago

por el frontispicio de los túneles

y por las largas callejuelas

saltando y yendo en contravía.

 

Ahora no podría ser de otra manera.

No hay forma de dejarte de pensar.

Eres corriente y río;

eres sanguijuela y herida.

Atizas la llama y siento lenguas de fuego.

No hay forma que me deje de perseguir tu voz.

 

No se trata de ahogar el espanto,

tiene los ojos marrones del leopardo.

Ni se trata de recordarte con un canto

es esta lucha fiera de petardo.

 

Allí en la sencillez

de unos ojos enganchados a las luces de neón

colgando como cucullas

esta la historia tuya y mía.

Son decenas de páginas

son centenas de páginas

con letras de cursivas y grandes párrafos.

 

Allí lame el hongo del olvido

los últimos azucares y degusta

el ajenjo de los malos recuerdos;

de los tiempos en que

solitarios y cuerdos

dimos la vida el uno por el otro.

Hoy solo somos una

pasividad de lo vivido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.