Louiser Nandes

Las mujeres a sus treinta

¿Cómo se destruye una mujer cuando el camino es recorrido?
Cuando a sus treinta ya se mueve sigilosa, con miedo a que la vean,
escondiendo su pena de haber sido profanada ya a sus treinta
tantas veces como las que ni siquiera te imaginas.
Por las cuales sus mejillas ya no brillan, no es la chispa que antes era,
como cuando virgen, como cuando niña.
Las mujeres que conversan a sus treinta hablan por encima,
pero nunca de lo que las atormenta.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.