Châmänå

Soy profeta

Soy una profeta

  De mi vida,

Lo soy

Deliberada y cansinamente.

 

  Pero,

Qué no soy?

 

  Me escondo en el absurdo

Que subsiste entre lo fácil.

 

 

Racaneo situaciones

O me acoplo

  A las volátiles mentes

Que se forjaron con odio.

 

  Soy profeta

Con mi testimonio en ruinas

Cosecho la guerra.

 

 

  No me creo suficiente para que me comprendas.

 

  Tengo un miedo escéptico

Todo lo veo patético.

 

 

  Soy la

Soy

La profeta .

 

  En mis venas se esconde

Represión de los mortuorios.

 

  Repelo

Los sucesos del diario;

Monopolio introspecto

En la norma del más adepto.

 

  Soy

La profeta

Que habla.

Que cuando hay que guardar silencio:

Habla.

 

  Una duda aguarda en mi mente,

Fijo, será la incorrecta.  

 

Concreto momentos fantasiosos

Donde prima la rebelión de mi ser

Con tal de añadir facilidad

Pa cuando el estado ya sea habitual.  

 

Mediáticamente me comporto.  

Lloro por dentro 

Cuando siento

Tu aforo emocional

Intentando habitar

Tu plaga mental.  

 

Y la mía,

Que a veces cae

Tras varios golpes

Sopesando la retahíla

Del juez torturador

Que me causo con la vida.

 

  Soy profeta.

Podemos dejarnos de hostias

Y

Volver a la cueva.

 

  Podemos avanzar

Y olvidar

Las reprimendas.

 

  Mis profetizaciones

Son cúmulos

De pegajosas declinaciones

De liberarme la boca.  

Comentarios1

  • Jorge Horacio Richino

    Interesantes y filosóficos pensamientos!
    Espléndidas letras!
    Un gran abrazo!!!

    • Châmänå

      Muchísimas gracias, te devuelvo el abrazo :)



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.