El Hombre de la Rosa

¡¡¡ RICO EL PAN DE BELLOTA !!!

 

 

¡¡¡ RICO EL PAN DE BELLOTA !!!

 

*** Versos de la Rosa ***

 

Estuve observando a las encinas

con ese lento crecer abellotadas,

que paciente gozar adormecidas

nutridas con un agua de rociada.

 

Libando por la noche lentamente

aguanta lentamente la grandeza,

como custodia el ejido de secano

las raíces se hunden en tu frente.

 

Ellas han visto la vida como pasa

plantadas en el tiempo del Islam,

subsisten en España maltratadas

utilizadas como leños de quemar.

 

Porque la bellota era el pan vital

que nutria las tribus de la Iberia,

un nabo era el sustento principal

devorando una carne sin cocerla.

 

Ahora se divulgan estas bellotas

como alimento del cerdo ibérico,

cuando bellotas no hay siempre

el cochino come raíces del suelo.

 

Los trigales, cebadas y centenos

son ahora las vitales existencias,

esa encina ve quién las implantó

porque eran semillas celestiales.

 

Iberia es la tierra de una encina

con linaje atormentado de calor,

cuiden su primor que asa y cura

adorando esa brasa y su candor.

 

Autor:

Críspulo Cortés Cortés

El Hombre de la Rosa

25 de marzo año 2018

 

 

 

     

Comentarios8

  • Maria Hodunok.

    Muy buenos versos y una gran enseñanza,poeta de poetas.
    Nosotros no tenemos bellotas...pero debe ser delicioso ese pan.
    Es lindo leerte y aprender.
    Un fraterno abrazo para toda la familia.!!!!

    • El Hombre de la Rosa

      Muchas gracias estimada señora profesora y gran poetisa amiga María Hodunok por tu presencia y tu amable comentario...
      Lo mismo te digo estimada y querida amiga..
      Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
      Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
      El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
      Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
      Uno no podría sobrevivir sin el otro.
      Fin del formidable comentario de Tokki..
      Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
      Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
      Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
      Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
      Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
      Críspulo Cortés Cortés
      El Hombre de la Rosa

    • Esteban Mario Couceyro

      Recuerdos y memorias, de una España eterna.
      Un abrazo.
      Esteban

      • El Hombre de la Rosa

        Muchas gracias estimado compañero en la poesía y gran poeta amigo Esteban Mario Couceyro por tu presencia y tu amable comentario...
        Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
        Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
        El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
        Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
        Uno no podría sobrevivir sin el otro.
        Fin del formidable comentario de Tokki..
        Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
        Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
        Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
        Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
        Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
        Críspulo Cortés Cortés
        El Hombre de la Rosa

      • Toqui

        Un abrazo amigo.
        Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo. El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis. Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados. Uno no podría sobrevivir sin el otro.

        • El Hombre de la Rosa

          Muchas gracias estimado compañero en la poesía y gran poeta amigo Tokki por tu presencia y tu amable comentario...
          Me atrevo con tu permiso amigo Tokki publicar tu magistral comentario sobre las encinas:
          Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
          El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
          Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
          Uno no podría sobrevivir sin el otro.
          Fin de tu comentario amigo Tokki..
          Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
          Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
          Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
          Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
          Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
          Críspulo Cortés Cortés
          El Hombre de la Rosa

        • Jorge Horacio Richino

          Magníficas letras, amigo Críspulo!
          Muy interesante información nos transfieres!
          Por mi parte desconocía que con la bellotas se hacía el pan en la edad media. Ésto hace de la encina una especie de árbol muy importante en la zona del Mediterráneo!
          He podido saber que la bellota tiene propiedades efectivas para la reducción del colesterol y el azúcar en sangre, aunque se aconseja no comerlas en grandes cantidades porque pueden resultar indigestas!
          Excelente e instructivo tu poema, Hombre de la Rosa!
          Mis aplausos y un cálido y cordial saludo!!!

          • El Hombre de la Rosa

            Muchas gracias estimado compañero en la poesía y gran poeta amigo Jorge Horacio Richino por tu presencia y tu amable comentario...
            Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
            Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
            El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
            Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
            Uno no podría sobrevivir sin el otro.
            Fin del formidable comentario de Tokki..
            Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
            Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
            Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
            Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
            Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
            Críspulo Cortés Cortés
            El Hombre de la Rosa

          • patxi perez

            Hola Críspulo amigo,seguí tu consejo y aquí estoy publicando,siempre es un placer para mi el leerte e intercambiar comentarios,recibe un cordial saludo y abrazo desde Alicante.

            • El Hombre de la Rosa

              Muchas gracias estimado compañero en la poesía y gran poeta amigo Patxi Perez por tu presencia y tu amable comentario...
              Me alegra verte en Poemas del Alma yo también he dejado de publicar en un portal que sólo quiere dinero para beneficio de algunos espabilados, estaremos en contacto...
              Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
              Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
              El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
              Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
              Uno no podría sobrevivir sin el otro.
              Fin del formidable comentario de Tokki..
              Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
              Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
              Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
              Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
              Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
              Críspulo Cortés Cortés
              El Hombre de la Rosa

            • Ma. Gloria Carreón Zapata.

              Maestro es un deleite la lectura de su magistral obra, mis felicitaciones. Un cordial saludo.

              • El Hombre de la Rosa

                Muchas gracias estimada señora y gran poetisa amiga Poetaymusadelared por tu presencia y tu amable comentario...
                Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
                Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
                El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
                Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
                Uno no podría sobrevivir sin el otro.
                Fin del formidable comentario de Tokki..
                Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
                Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
                Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
                Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
                Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
                Críspulo Cortés Cortés
                El Hombre de la Rosa

              • María Isiszkt

                Nunca he comido pan de bellota ni sabía que se hacia .
                Gracias por enseñarnos algo cada dia.
                SALUDOS.

                • El Hombre de la Rosa

                  Muchas gracias estimada señora y gran poetisa amiga Isiszkt (Kitty) por tu presencia y tu amable comentario...
                  Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
                  Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
                  El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
                  Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
                  Uno no podría sobrevivir sin el otro.
                  Fin del formidable comentario de Tokki..
                  Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
                  Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
                  Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
                  Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
                  Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
                  Críspulo Cortés Cortés
                  El Hombre de la Rosa

                • David Arthur

                  Pan de bellota es una novedad para mi. Pero si se alimentarion la gente en la edad media, debe ser un alimento de buen sabor.

                  Un abrazo Críspulo,
                  David

                  • El Hombre de la Rosa

                    Muchas gracias estimado compañero en la poesía y gran poeta amigo David Arthur por tu presencia y tu amable comentario...
                    Me atrevo con permiso de mi amigo Tokki a poneros su magistral comentario sobre las encinas:
                    Cuando ya no queda agua en los torrentes los finísimos filamentos blancos del micelio del hongo micorriza que vive en simbiosis con las raicillas más finas de las encinas absorben hasta la última molécula de agua del suelo y se la ceden a la encina para que pueda sobrevivir a la extrema sequía del largo verano mediterráneo.
                    El árbol a cambio le devuelve el favor al hongo suministrándole hidratos de carbono y otras sustancias elaboradas por sus hojas con la fotosíntesis.
                    Es un ejemplo de mutualismo simbiótico perfecto con el que ambos salen beneficiados.
                    Uno no podría sobrevivir sin el otro.
                    Fin del formidable comentario de Tokki..
                    Antes de plantar los cereales que ahora alimentan a medio planeta, en la edad media las bellotas de las encinas se molían para hacer pan de su harina.
                    Más tarde cuando el trigo y otros cereales llegaron desde confines lejanos y misteriosos, se hizo el pan de trigo y de cebada molida..
                    Ahora las encinas sirven para cebar a los cerdos Ibéricos, pero las bellotas se cosechan en otoño, el resto del año los cerdos de raza Ibérica pacen en el campo y comen yerbas y raíces...
                    Que las Diosas de la salud el amor y felicidad no salgan de tu vida.
                    Un sentido abrazo de sincera amistad desde Torrelavega.
                    Críspulo Cortés Cortés
                    El Hombre de la Rosa



                  Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.