adrian morales

la soledad de mi alma

unos ojos tristes

es el inherente

del espejo de mi interior

que aún no siente algún calor

 

no sé si sea tu llegada

o tu partida

la que me hirió

y me dejo como ahora estoy

 

tus labios, la pupila de tus ojos

son grandes luces

que iluminaron mi interior

y que ahora ya no

 

vivo sin rumbo

y por la tristeza

casi sucumbo

en recordarte,

ya no hay belleza

 

quisiera que fuera pereza

no un trauma

la que de amar me aleja

 

dije e hice cosas cursis

que ahora solo son insecticidas

que atacan mi corazón

y no me dejan tranquilas

 

busco dormir, comer... ¡hacer algo!

¡pero la paz ya no existe!

más que un adiós cuando me viste

y lo más triste...

no sé qué te hice

 

busco en la Biblia, Internet y conocidos

pero la respuesta aun no encuentro,

¡me voy a volver loco si no es pronto!

estoy harto de tener estas lágrimas en los ojos.

 

solo esta vuelta mi cabeza un lio

hasta muy tarde, aún sigo pensando en ti

perdido en tu delicada mejilla rozando mi dedo

y tus suaves manos entrelazando mi cuello

pero luego me veo al espejo... y no estás conmigo

 

tengo los ojos cansados

ya dormiré en mi cama

creo que es suficiente

con el peso que ya está presente

teniendo la soledad de mi alma.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.