GuillermoO

Tengo miedo de mí

1

De todos estos inefables actos,

y tambén de esta huella perseguida,

no ha quedado más que un repartirme entre noches.

Tocando bocas errabundas entraré a profesar la miseria.

Acaso un colosal pedido de auxilio

sea como un rayo que termine candente queriendo habitar mi pecho.

 

2

Se busca un lugar donde el humo sea recuerdo verde.

El sabor, muchas horas en la vida. Se busca

un principio para la libertad y la risa.

Se buscan

pequeños

bálsamos

tardíos.

 

Guillermo

Direc.n. de derecho de autor

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.