José Moscoso Vega

Dar.

 

No me quejo te aseguro. 
Ni tampoco te reclamo.  
Aunque ya no estés conmigo. 
Sabe Dios que yo te amo.

Te entregue mi corazón. 
Solo de ti esperando. 
Que tu también me amaras. 
como yo te estaba amando.

Sin reservas di mi vida. 
Mis cuidados y caricias. 
Confiando en tu bondad. 
Sin miedo y sin malicias.

Me olvidé que no es factible
Esperar del ser humano. 
Lo que no tiene en el alma. 
¡¡No pueden dar sus manos!!

 

Jmoscoso.

Derechos de autor reservados 

24/03/14


Gloria a Dios.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.