Brownielou

Campanita




Moviendo tu antena siempre me recibes,
y tu sonrisa moja mis vestimentas,
pero se muy bien que lo  percibes,                           Cuando entro con una fascia chueca.

Eres la pequeña gigante de mi reino,
corazón valiente, intrépido, aguerrido,
no le temerías ni al mismo infierno,
por defender a tu ser más querido.

Amiga fiel de fastidiosos ronquidos,
duermes a mis pies, apacible pero alerta,                              regalando furia ante cualquier maullido,
es mi ser especial, que lleva mi apellido.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.