catherine paz

EL PAN NUESTRO DE CADA DIA

Se bebe el desayuno.... Humeda tierra de cementerio huele a sangre amada.
Ciudad de invierno.... La mordaz cruzada de una carreta que arrastra parece una emoción de ayuno encadenada! 

Se quisiera tocar todas las puertas, y preguntar por no se quien; y luego ver a los pobres, llorando quedos, dar pedacitos de pan frescos a todos.
Y saquear a los ricos sus viñedos con las dos manos santas que a un golpe de luz volaron desclavadas de la cruz!

Pestaña matinal, no os levantéis!
¡El pan nuestro de cada dia danoslo, 
Señor.....!

Todos mis huesos son ajenos, yo talvez los robe!
Yo vine a darme lo que acaso estuvo asignado para otra;
y pienso que, si no hubiera nacido otro pobre tomara este cafe!
Yo soy mal ladrona..... A donde ire!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.