Martín Raviolo

EN UN BALCÓN... EN TAORMINA



 

Fui por detrás de ti que absorta contemplabas la belleza del mar besando el cielo, en esa noche de estrellas junto a la luna encendida que iluminaba tu torso desnudo. 

 

Te tomé de la cintura y ascendiendo suavemente mis manos recorrieron tu piel hasta palpar tus erguidos pechos. 

 

Allá abajo, pequeñas olas corrían lavando la angosta y pedregosa playa... y volvían lentamente a su lecho Jónico de aguas calmas. 

 

La noche prestó su encanto, Taormina y el mar el excitante paisaje que exacerbó el deseo, la pasión, que unidos al amor inflamaron el momento para hacernos compartir y consumar el embeleso de amar. 

 

Nos amamos de pie... junto a la balaustrada abrazado a tu espalda... gozando luego de frente nuestras lascivias miradas... y alcanzamos el orgasmo tendidos en el mármol fresco de ese bendito balcón !

Comentarios2

  • Jorge Horacio Richino

    Qué buen relato, y me refiero a lo poético de su descripción!
    Por otro lado mis felicitaciones por esa experiencia pasional, en un lugar tan encantador!
    Excelentes letras! Maravillosa música!
    Un abrazo!!!

  • Martín Raviolo

    Gracias Jorge. Intuyo que el tema debe ser también parte importante de tu vida, de ahí que el comentario sea particularmente valioso.
    Un abrazo



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.