M.G.Ratia

LAS PALABRAS QUE TE ESCRIBO

 

Como el agua que cae,

del grifo y busca siempre

rauda el sumidero,

se nos pasa la vida,

perdidos en un mundo

hostil que no deseo.

Se te antoja una nota,

la síncopa que rompe

la armonía de mis latidos,

y al pasar de los años,

no te conozco y yo

soy para tí un silbido.

 

Cuanto te necesito
me duelen en el alma
las palabras que te escribo.

 

No quisiera aburrirte,

con melodramas

hilvanados de lo absurdo,

pero ya no te entiendo,

te perdí y no te encuentro

por más que te busco.

Dos idiomas dispares,

dos cometas

con trayectorias diferentes,

cual si hubiere lugares,

donde el amor se inventa

aunque no se siente.

 

Cuanto te necesito,
me duelen en el alma
las palabras que te escribo.

 

Lejos de reflexiones,

y vagas estrategias

torpes de un poeta,

invento mis canciones,

ya sé que la verdad

no está al alcance de cualquiera.

Si cambiamos el foco,

verás que los colores cambian

pero no la esencia,

aunque quieras negarlo,

"que si" es otra forma

de reconocerme que lo niegas.

 

Cuanto te necesito,
me duelen en el alma
las palabras que te escribo.

   

 

Comentarios6

  • Jorge Horacio Richino

    Se revela un hondo sentimiento en estos versos!
    Palabras para alguien que ya no está, pero se extraña su presencia!
    Hermoso poema, delicadamente desgranado!
    Complace su lectura!
    Un gran abrazo!!!

    • M.G.Ratia

      No, ya no está...

    • migreriana

      Es que la necesidad hace que nos veamos huésped y nos deja en pausa siempre.

      • M.G.Ratia

        Una pausa que dura demasiado tiempo... gracias por leer.

      • Evandro Valladares

        Palabras de nostalgia de un profundo sentimiento traducido en bellas letras. Saludos.

        • M.G.Ratia

          Mil gracias Evandro.

        • Luibarca

          Hermosa melancolía que al leer acompaño con música de bolero.
          Un abrazo fuerte.

          • M.G.Ratia

            Siempre agradecido Luibarca.

          • Xabier Abando

            ¿Una ola de pesimismo nos invade?
            El embrujo de Sevilla, unas manzanillas de barril y una música apropiada sería mi receta.
            Sentidos y acertados versos. Te felicito.
            Un abrazo.
            Xabier

            • M.G.Ratia

              Sí poeta, las golondrinas siempre son negras... pero estas golpearon los cristales de mi atardecer allá por el... (hace unos años)...
              Después de ellas, ha florecido la madreselva en varias ocasiones, mas ninguna flor aguanta el invierno. Y entre verso y verso derramado en algún oído, una copa de manzanilla es una buena receta ...y la música de Sevilla claro !!!
              Un abrazo Abando.

            • M.G.Ratia

              Dios, dolor y excelencia, tres palabras de empaque para una buena rima.
              Yo no sé vestir la tercera pero te la agradezco aunque me quede grande, Anna. Que descanses.



            Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.