Doblezero

Enamorantium - Jardin de lirios

 

 

enamorantium

 

Veo en sus ojos brillar la luz del mediodía

cuando los cuervos de humo regresan al olvido,

será que en su pasado yo no tuve cabida

y en mis escudos tiembla su corazón ceñido.

 

Subida a sus tacones me contaba secretos

yo sufriré enjaulando, día y noche, a Cupido.

Yo la rozo levemente, largamente yo la pienso

voy a no descomponerla, por bandera, por oficio.

 

Creer desearía que nada es imposible,

que vivir se pudiera enjaulando latidos

y soñé con tocarla en la piel sin herirme

ocultando al oráculo corazones partidos.

 

Ahora, miedo a la torre y a la campana de oro,

yo tengo miedo porque cada instante consigo

es una brasa blanca que crepita en lo hondo

y velozmente en polvo se esfuma por castigo.

 

Por eso temo al tiempo que sin quererlo crece

igual que en la mirada el amor recién nacido

viene a los ojos y entra y dentro permanece

y allá en lo interno vibra, duele, está conmigo.

 

Le tengo miedo al tiempo que sin pausa camina

sorbiendo los encuentros ardientes y furtivos,

miedo a que crezca y pase nuestra azul fantasía

como una primavera sobre un jardín de lirios.

 

Autor: Doblezero

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.