Xabier Abando

Al caer la tarde




Ya la tarde moribunda
ve extenderse la penumbra,
y al sol, que apenas alumbra,
relevando está la luna.

 

Y en este final del día,
sobrevenida la calma,
todos los poros del alma
transpiran melancolía

 

y nostalgia recordando
algunos tiempos mejores,
cuyos complejos sabores
van de nuevo conformando

 

el cocktail de la añoranza
que, si con gusto se empieza,
cierto regusto a tristeza,
puede dejar, sin tardanza,

 

porque ese cocktail temible
tiene toques de amargura,
por sobre aquella dulzura
del pasado irrepetible;

 

y así vanse entremezclando
alegrías, sinsabores,
dulces y amargos licores,
vertiendo, de vez en cuando,

 

lagrimillas de amargura
al recordar, doloridos, 
ciertos amores perdidos 
que calaron con hondura;

 

por eso, al final del día,
no es raro ver en las gentes
que cruzamos, elocuentes
rictus de melancolía.

 

 
© Xabier Abando, 21/03/2017
 

Comentarios5

  • Jorge Horacio Richino

    Hermoso y nostálgico poema, Xabier!
    Magnífica lírica, de singular sonoridad y agradable sentimiento estético!
    Mis aplausos!
    Un gran abrazo!!!

    • Xabier Abando

      Muy agradecido, Jorge, por tus gratos y alentadores comentarios. Parece que una ola de nostalgia nos invade.
      Abrazos cordiales.
      Xabier

    • M.G.Ratia

      Jorge y tú os pusísteis de acuerdo para dar una nota nostálgica. Recuerdos y añoranzas que entran por las grietas del alma sin pedir permiso y la manchan de colores, unos bellos, otros necesarios...
      Felices recuerdos.

    • Xabier Abando

      Sinfonía concertante y desconcertante sintonía, esta de Jorge y mía. Tal vez la nostalgia venga con el clima, que nos azota inclemente y, como bien dices, se cuela por las grietas de las mal recibidas paredes del alma. Pero, mantengamos la calma. Seguro que escampa.
      Gracias amigo, un abrazo.
      Xabier

    • Toqui

      Sin paz en el alma todos los tragos podrían ser amargos.
      Un saludo Xabier, aterrizados versos

      • Xabier Abando

        Muchas gracias, Tokki, por visitarme y comentar.
        Saludos
        Xabier.

      • Maria Hodunok.

        Y no es raro ver los rostros melancólicos de los seres que nos rodean.
        Extraordinarias letras, poeta.
        Saludos cordiales.!!!!

        • Xabier Abando

          Muchas gracias, Maria. Me honra y halaga tu elogioso comentario.
          Saludos, amiga.
          Xabier



        Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.