victolman

Nostos Algos

 

En el azul de tus vientos se elevan

tus alas,

y en el fulgor de tu aura cristalina

sonríe la musa

cual ojo divo que pinta la memoria

refugiada

en la eterna nupcialidad erguida

por los años,

el rocío de tus parpados reflejan

el espacio

atropellado por el tiempo;

tu silueta…

solo es la sombra que adormita

entre las fases del equinoccio añejo;

¡cual frio es el lamento

que ataca!,

las fieras que deambulan por el jardín

de la esperanza… acechan;

¡que imponente!,

es el ruego del fuego que consume;

y el arcano sentir

de los que aún viven en el olimpo

de los olvidados… renguea;

una vez fui marioneta y no me di cuenta,

logrando alcanzar el llanto rojo

… de la tristeza

 

(victolman)

Chorrillos-Lima-Perú.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.