Mr. Pitufo

Poeta titubeante

 

Se encontraba abatido, tirado en un escritorio

con el corazon roto en una mano y una pluma

en la otra... llorando sangre... destruido...

el trata de pensar en algo que escribir, 

Intentando olvidar a aquella persona

a quien le escribio en un papel, ahora con la tinta

corrida, los versos mas bellos y profundos jamas 

escritos...

Su habitacion, antes dominada por un brillo

encandilante y llena de la musica producida por sus

caricias, sus besos, su romantisismo y el parloteo

incesante de sus almas diciendose que se aman al

oido, ahora esta inhundada por una profunda

oscuridad, llena de tiniebla y soledad, y un

silencio penetrante, agobia el ambiente...

La unica luz que retira esa oscuridad es la luz

del magestuoso sol, y el sonido de la alondra, que

anuncia la llegada del magnifico astro,

sofoca el silencio...

Por unos momentos el hombre sintio esperanza, y su 

creatividad poetica salio a flote, pero luego su

creatividad se extinguio y sus esperanzas

se convertieron en deseos de odio y suicidio...

No soporta ver la imagen que en un tiempo 

le levantaba el animo y lo hacia sonreir...

La duda y la creatividad incesantes dejaron huella,

como una semilla enterrada en su corazon esta dando

nuevos brotes y sus esperanzas estan comenzando con

un nuevo brillo, opacando ideas e ilusiones vanas.

Ahora a encontrado a una persona mucho mejor,

una persona que con tan solo sonreir lo hace sentir

en el cielo o en el lugar mas bello que el hombre

puede imaginar, el cree que por fin la fortuna le 

ha sonreido, con una sonrisa de oreja a oreja...

Lo unico que le queda es esperar, pero que cosa

esperara... el no lo sabe y espera que el destino

tome la decision correcta en lugar de solo tirar

los dados y decir "QUE SUERTE, OTRA VEZ NO TE TOCA"...

Ahora para el hombre surge un nuevo problema...

Sus noches se llenan de goso pero a la vez de

incertidumbre, y las heridas abiertas tienen una

duda, no saben si sanar o hacerse mas profundas...

La verdad es que el no lo sabe y si por error lo

llega a descubrir, esperemos que actue en sentido

comun y no nadamas cometa un acto horrible...

Ahora solo le queda confesarte, que ese hombre

escribio esto y su sentimiento a quedado plasmado

con estas palabras que contienen dicha y gloria, 

pero es una gloria destituida por la confusion...


Escrito por Javier Rocha

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.