Amiranda

Cielos grises en la Habana

Puedo sentir las noches de alcohol, de olvido las vergüenzas y el arrepentimiento

un pobre cuerpo cansado y no pasan las horas

el mundo entero es estático cuando siempre había girado

solo giraba solo se movía  por ti

porque la costumbre tal vez, porque el sexo tal vez, porque el amor

pero lo dejamos todo allá en el calor de la habana

en algún cuarto viejo y olvidado

quedará guardado el tiempo que movía todo

hay heridas que deja el tiempo

no me das tiempo de respirar, has sabido arrasar con todo a tu paso

todo tu ímpetu de niño de estupidez, es lo que nos ha quedado

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.