Mario Dager

Juego de Distancias

Somos un juego de distancias;
cuando te alejas, en el mismo momento
te posas al lado de mi alma 
y siento muy cerca el ardor de tu lejanía.

Entonces odio verte distante 
y busco no quererte a mi lado, 
pero estás en mí, y mientras más te alejas, 
más te sigo. 

Otras veces, cuando estamos cerca; 
no distinguimos ni la prisa ni el tiempo; 
tus ojos revelan la dulzura que guardas, 
mi corazón baila al compás de tu besos, 
y hasta nuestros pensamientos 
menos sensatos se hacen uno.

Incluso así, mientras encajas en mi pecho 
y te acobijo en mis brazos
te siento muy lejos, con la voluntad ajena, 
y el corazón divido. 

 

Mario Dager



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.