Fantasma de Nadie

Siempre

Recuerdo aquella tarde de verano
Como si fuera ayer. Tú sonreías
Mientras yo tomaba tu fría mano
Entre mis manos frías.

Recuerdo que era tarde, que mirabas
El mar que besa las piedras de Algorta,
Después que me veías, me besabas
En una estela corta.

Abrí los labios para concluirme,
Quise decir "siempre" a esa tarde amada
Pero, ay, cuando empezaste a sonreírme
Que ya no dije nada.

Recuerdo que me dijiste "te quiero"
Y que yo me acerqué a tu blanco oído
Y dije: "siempre", siéndote sincero
Con el pecho partido.

Recuerdo... pero hoy es la pena mía
Porque el Tiempo se dedicó a soplar
Las palabras que te dije aquel día
Y se fueron volando al Ultramar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.