Ron Alphonso

Ternura

Ternura

Tu rostro pleno de tranquilidad,

lejos quedan las tristezas, los desengaños,

tantas noches de angustia, pensando en un mañana.

Aprendes de tu nieto, la dulzura del amor,

la tranquilidad del que nada espera,

porque lo tiene todo… la vida,

y con ella conseguirá lo que se proponga.

 

Como me encanta ver tu hermoso rostro,

siempre oculto tras un adusto seño,

así… tranquilo, quien diría que la felicidad,

que no te dió quien debiera,

te la regala generoso este bebecito,

que se abriga confiado en tu regazo

y te devuelve a besos y mimos la vida.

 

Ya no me importa que no sonrías,

tu serenidad, tu rostro dulce,

me trasmiten la mejor energía de vida.

Tu humor, que siempre contrasta con

tu aparente seriedad, ahora me hace feliz.

Quédate ahí, payasita… es tu mejor estado,

deja que la vida corra en su enmarañada génesis.

 

Ron Alphonso

15 de marzo de 2018



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.