Verano Brisas

ABECEDARIO POÉTICO - Y


AVISO DE AUSENCIA DE Verano Brisas
Ninguna


Explicar lo de vocal y consonante

o que tu nombre sea

I griega unas veces y otras Ye,

es un caso bastante singular,

pues te empeñas también en reunir

palabras y frases muy disímiles

en claras y sensatas oraciones,

con una discreción que causa gusto.

 

No satisfecha con esos exotismos,

te lanzas como símbolo del itrio

(ese raro metal que se presenta

en polvo abrillantado y casi negro,

que no puedo saber de dónde sale

por mi enorme carencia de cultura).

 

De igual modo que Júpiter y Venus,

perteneces al elemento aire,

aunque muchos astrólogos afirman

que con Mercurio, Urano y Don Saturno

te ves mejor junto a elementos neutros.

 

Similares maestros aseguran

que inauguras los tiempos siderales,

porque eres el Señor de los orígenes

y las consolidaciones generales,

que permites prevenir e interpretar

los fenómenos meteorológicos

de manera más rápida y segura.

 

Nada entiendo de tales vaguedades

y me lavo las manos cual Pilatos,

pues no quiero dejar que nos engañes

con tanta triquiñuela elemental,

idiotizando cerebros debiluchos,

sin un mínimo argumento razonable.

 

Prefiero disculparme y despedirme

de posibles lectores informados,

que conocen las leyes naturales

y no caen en trampas sin sentido

aunque tengan apariencia de verdades.

Comentarios1

  • Hermes Antonio Varillas Labrador

    Con la “Y” griega, por Yucatán y sus playas... algo para complementar

    Vaya, vaya,… ¡qué buena baya!
    con nuestro acervo idiomático,
    es un padecimiento sintomático
    que no requiere de una atalaya.

    Tampoco subirse al Himalaya
    es enfermedad de reumático,
    al leer este mundo mediático
    digno de publicarse en una valla.

    Será lo que mis versos detallan
    un remedio para el asmático,
    como el mandato hipocrático
    de buena salud sea tu vitualla.

    Rallar con rallo, no es igual a raya
    cual colocar un hierro errático,
    confundido anda el maniático
    otorga y consiente, el que calla.

    En Troya no valieron murallas
    siendo el caballo un don estático,
    y, tal vez, igual para el apático
    la malla de red a un indio maya.

    De cocuyos la noche casi estalla
    eyectados llegan hasta el ático,
    como yoyos en vaivén neumático
    del Yucatán hasta tierra uruguaya.

    Llego y cito en la de mis guacamayas
    donde el yantar es acto simpático,
    lo dice un humilde catedrático
    con la hayaca el yerno desmaya.

    Al yerno y al cerdo mostradle la playa
    castizo refrán como ácido muriático,
    yoga y yogurt a quien sea venático
    pues con la salud no se ensaya.

    Ya lo deseaba el insepulto canalla
    en Yare se forma como vil fanático,
    del odio y resentimiento lunático
    al mismo averno se llevó sus fallas.

    Con cuentos de arañero en batalla
    en un circo de bufones acrobáticos,
    de los logros bastante pragmáticos
    Juan Bimba de hambre se desmalla

    Veía a mi país con cadenas y guayas
    como súbditos en su plan linfático
    del comunismo cubano y asiático
    con nuestros derechos que soslayan.

    Y como herencia la nave que encalla
    cual narco yate por el mar Adriático,
    en su maquiavelismo programático
    el país sometido a punta de metralla.

    Y las focas sin recular o tirar la toalla
    fieles al padre putativo y autocrático,
    al legado insurrecto y mayestático
    y lo que aspiran: facilismo y papaya.

    Para despedirme sin un amalhaya
    con regio talante matemático,
    por favor, que no soy “revoleático”
    de farándula musical o de pantalla.

    Desde mi Venezuela que avasallan
    mi ¡hasta luego! gallardo y enfático
    y no siendo un tanto carismático
    de buenos deseos me sobran agallas.

    Por Hermes Varillas Labrador

    1827 15/03/2018

    • Verano Brisas

      Muy bien Hermes. Muchas gracias y éxitos para ti. Cordial saludo.



    Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.