Aviador nocturno

Una mujer

 

Harta de cursilerías

Le dio un ultimátum

Al hombre que le dibujaba corazones

Por doquier

Todo servía

Desde lo trivial

Servilletas usadas (o no)

Facturas de restaurante

Etcétera

Hasta lo tecnológico

 

Ella era campeona de ajedrez

Y para variar

Él le dibujo un cráneo

Con una flecha en forma de alfil

Atravesándolo

Ella lo denunció por amenazas



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.