Carlos Joel López

El Océano Rosa

Apacible

siento el agua cubrir mi sien

a medida que mis pies avanzan.

 

No hay dolor, no hay rencor

tan sólo ese sonido ensordecedor

del agua haciéndose camino a mi alma.

 

El cielo, atardecer tan antinatural

y en el agua cristalina resalta

la arena de color rosada.

 

El tintineo

se empieza a oír a lo lejos

en unos momentos se detendrá.

 

Realmente, ¿a quién le importa?

Mientras siga caminando. ambulante

En El Océano Rosa.

 

Carlos Joel López

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.