Raul Gonzaga

Se unieron dos llamas de amor

 

No se unieron nuestros cuerpos
Sino, del amor, dos llamas;
Brilló esplendoroso el cielo,
Ilumnado por nuestras almas;

Y me perdí en ese fuego
De un anhelo que me atrapa:
Disfrutar de ese deseo
Mezcla de pasión y calma;

Eres un ángel divino
Escapado del Edén
Convertido en un hechizo

Que conjuga fuego y miel;
Eres amor y capricho,
Eres simplemente mujer…

Comentarios1

  • Raul Gonzaga

    No se unieron nuestros cuerpos sino del amor dos llamas; brilló esplendoroso cielo, iluminado por nuestras almas: fue amor supremo...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.