el poeta del abismo

Y tú

Estáncame el ardor del beso

en tu primera boca de verano,

en tus huesos y copas fémures.

¿Cuál adherida, qué soliloquios

y racimos de borde primaveral no eres?

Tú suspiras en cartas heráldicas

un viático lejano de comparsas

y esperas una querencia

frente a una paz dibujada.

 

¿Has visto el pecho de las arenas

y entre la playa tus noches más húmedas?

¡Que corrientes las olas de la proa!,

¡qué próceres sin cuaresmas!

Y tú, una angustia herida de la almohada,

y tú, un grito aleteado hacia la querencia.

¿Cómo era enero en tus ojos?

 

 

Comentarios1

  • dylan maki

    Wene chere!



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.