INDEO

LA MUJER Y LA POLITICA / JOSÉ CARLOS MARIÁTEGUI

 

 

Uno de los acontecimientos sustantivos del siglo veinte es la adquisición por la mu­jer de los derechos políticos del hombre, Gradualmente hemos llegado a la igualdad política y jurídica de ambos sexos. La mu­jer ha ingresado en la política, en el parlamento y en el gobierno. Su participación en los negocios públicos ha dejado de ser ex­cepcional y extraordinaria. En el ministerio laborista de Ramsay Mac Donald una de las carteras ha sido asignada a una mujer, Miss. Margarita Bondfield, que asciende al gobier­no después de una laboriosa carrera política: ha representado a Inglaterra en las Con­ferencias Internacionales del Trabajo de Washington y Ginebra. Y Rusia ha encargado su representación diplomática en Norue­ga a Alexandra Kollontay, ex-comisaría del pueblo en el gobierno de los soviets.

Miss Bondfield y Mme. Kollontay son, con este motivo, dos figuras actualísimas de la escena mundial. La figura de Alexandra Kollontay, sobre todo, no tiene sólo el inte­rés contingente que le confiere la actualidad. Es una figura que desde hace algunos años atrae la atención y la curiosidad europea. Y mientras Margarita Bondfield no es la pri­mera mujer que ocupa un ministerio de Es­tado, Alexandra Kollontay es la primera mu­jer que ocupa la jefatura de una legación.

Alexandra Kollontay es una protagonis­ta de la Revolución Rusa. Cuando se inau­guró el régimen de los soviets tenía ya un puesto de primer rango en el bolchevismo. Los bolcheviques la elevaron, casi inmedia­tamente, a un comisariato del pueblo, el de higiene, y le dieron, en una oportunidad, una misión política en el extranjero. El ca­pitán Jacques Sadoul, en sus memorias de Rusia, emocionante crónica de las históri­cas jornadas de 1917 a 1918, la llama la Virgen Roja de la Revolución.

A la historia de la Revolución Rusa se halla, en verdad, muy conectada la historia de las conquistas del feminismo. La consti­tución de los soviets acuerda a la mujer los mismos derechos que al hombre. La mujer es en Rusia electora y elegible. Conforme a la constitución, todos los trabajadores, sin distinción de sexo, nacionalidad ni religión, gozan de iguales derechos. El Estado comu­nista no distingue ni diferencia los sexos ni las nacionalidades; divide a la sociedad en dos clases: burgueses y proletarios. Y, den­tro de la dictadura de su clase, la mujer proletaria puede ejercer cualquier función pública. En Rusia son innumerables las mu­jeres que trabajan en la administración na­cional y en las administraciones comunales. Las mujeres, además, son llamadas con fre­cuencia a formar parte de los tribunales de justicia. Varias mujeres, la Krupskaia y la Menjinskaia, por ejemplo, colaboran en la obra educacional de Lunatcharsky. Otras in­tervienen conspicuamente en la actividad del partido comunista y de la Tercera Inter­nacional, Angélica Balabanoff, verbigracia.

Los soviets estiman y estimulan grandemente la colaboración femenina. Las ra­zones de esta política feminista son noto­rias. El comunismo encontró en las mujeres una peligrosa resistencia. La mujer rusa, la campesina principalmente, era un elemento espontáneamente hostil a la revolución. A través de sus supersticiones religiosas, no veía en la obra de los soviets sino una obra impía, absurda y herética. Los soviets comprendieron, desde el primer momento, la ne­cesidad de una sagaz labor de educación y adaptación revolucionaria de la mujer. Mo­vilizaron, con este objeto, a todas sus adherentes y simpatizantes, entre las cuales se contaban, como hemos visto, algunas muje­res de elevada categoría mental.

Y no sólo en Rusia el movimiento feme­nista aparece marcadamente solidarizado con el movimiento revolucionario. Las rei­vindicaciones feministas han hallado en to­dos los países enérgico apoyo de las izquier­das. En Italia, los socialistas han propug­nado siempre él sufragio femenino. Muchas organizadoras y agitadoras socialistas proceden de las filas del sufragismo. Silvia Pankhurst, entre otras, ganada la batalla sufragista, se ha enrolado en la extrema iz­quierda del proletariado inglés.

Mas las reivindicaciones victoriosas del feminismo constituyen, realmente, el cum­plimiento de una última etapa de la revo­lución burguesa y de un último capítulo del ideario liberal. Antiguamente, las relaciones de las mujeres con la política eran relacio­nes morganáticas. Las mujeres, en la socie­dad feudal, no influyeron en la marcha del Estado sino excepcional, irresponsable e in-directamente. Pero, al menos, las mujeres de sangre real podían llegar al trono. El de­recho divino de reinar podía ser heredado por hembras y varones. La Revolución Francesa, en cambio, inauguró un régimen de igualdad política para los hombres; no para las mujeres. Los Derechos del Hombre podían haberse llamado, más bien, Derechos del Varón. Con la burguesía las mujeres que­daron mucho más eliminadas de la política que con la aristocracia. La democracia bur­guesa era una democracia exclusivamente masculina. Su desarrollo tenía que resul­tar, sin embargo, intensamente favorable a la emancipación de la mujer. La civiliza­ción capitalista dio a la mujer los medios de aumentar su capacidad y mejorar su posi­ción en la vida. La habilitó, la preparó para la reivindicación y para el uso de los dere­chos políticos y civiles del hombre. Hoy, fi­nalmente, la mujer adquiere estos derechos. Este hecho, apresurado por la gestación de la revolución proletaria y socialista, es to­davía un eco de la revolución individualis­ta y jacobina. La igualdad política, antes de este hecho, no era completa, no era total. La sociedad no se dividía únicamente en cla­ses sino en sexos. El sexo confería o negaba derechos políticos. Tal desigualdad desapa­rece ahora que la trayectoria histórica de la democracia arriba a su fin.

El primer efecto de la igualación polí­tica de los varones y las mujeres es la entra-da de algunas mujeres de vanguardia en la política y en el manejo de los negocios pú­blicos. Pero la trascendencia revolucionaria de este acontecimiento tiene que ser mucho más extensa. A los trovadores y los enamo­rados de la frivolidad femenina no les falta razón para inquietarse. El tipo de mujer, producido por un siglo de refinamiento capi­talista, está condenado a la decadencia y al tramonto. Un literato italiano, Pitigrilli, clasifica a este tipo de mujer contemporá­nea como un tipo de mamífero de lujo. Y bien, este mamífero de lujo se irá agotando poco a poco. A medida que el sistema socialista reemplace al sistema individualista, decaerán el lujo y la elegancia femenina. Pa­quín y el socialismo son incompatibles y enemigos. La humanidad perderá algunos mamíferos de lujo; pero ganará muchas mu­jeres. Los trajes de la mujer del futuro se­rán menos caros y suntuosos; pero la condi­ción de esa mujer será más digna. Y el eje de la vida femenina se desplazará de lo in­dividual a lo social. La moda no consistirá ya en la imitación de una Mme. Pompadour ataviada por Paquín. Consistirá, acaso, en la imitación de una Mme. Kollontay. Una mujer, en suma, costará menos, pero valdrá más.

Los literatos enemigos del feminismo te­men que la belleza y la gracia de la mujer se resientan a consecuencia de las conquis­tas feministas. Creen que la política, la uni­versidad, los tribunales de justicia, volve­rán a las mujeres unos seres poco amables y hasta antipáticos. Pero esta creencia es infundada. Los biógrafos de Mme. Kollontay nos cuentan que, en los dramáticos días de la revolución rusa, la ilustre rusa tuvo tiem­po y disposición espiritual para enamorarse y casarse. La luna de miel y el ejercicio de un comisariato del pueblo no le parecie­ron absolutamente inconciliables ni anta­gónicos.

A la nueva educación de la mujer se le deben ya varias ventajas sensibles. La poe­sía, por ejemplo, se ha enriquecido mucho. La literatura de las mujeres tiene en estos tiempos un acento femenino que no tenía antes. En tiempos pasados la literatura de las mujeres carecía de sexo. No era gene­ralmente masculina ni femenina. Represen-taba a lo sumo un género de literatura neu­tra. Actualmente, la mujer empieza a sen­tir, a pensar y a expresarse como mujer en su literatura y en su arte. Aparece una lite­ratura específica y esencialmente femenina. Esta literatura nos descubrirá ritmos y colores desconocidos. La Condesa de Noailles, Ada Negri, Juana de Ibarbourou, ¿no nos hablan a veces un lenguaje insólito, no nos revelan un mundo nuevo?

Félix del Valle tiene la traviesa y origi­nal intención de sostener en un ensayo que las mujeres están desalojando a los hom­bres de la poesía. Así como los han reemplazado en varios trabajos, parecen próximas a reemplazarlos también en la producción poética. La poesía, en suma, comienza a ser oficio de mujeres.

Pero ésta es, en verdad, una tesis humo­rística. No es cierto que la poesía masculina se extinga, sino que por primera vez se escucha una poesía característicamente femenina. Y que ésta le hace a aquellas, temporalmente, una concurrencia muy venta­josa.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.