Carlos Ars

Resurreción

Somos la undívaga ola
que muere nocturna
sobre el sueño, lecho de cenizas.

Somos pascua por la mañana,
Resurreción, flores diurnas
que colorean la dulce primavera.

Somos del devenir reflejo,
y del vacío, espejo viejo;
eco del pasado, retrato añejo.

Somos fénix crepuscular
que llega, vuela y se va –siendo nadie–,
somos vida, muerte, nada.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.