rodolfo dondero rodo

LÁGRIMAS NEGRAS.

La mujer ha muerto

ya su corazón no late

ha muerto de necedad

ha muerto con la mirada fija

en el cenagal, al pie de la caverna,

de los siglos y los siglos amén

la querían virgen, para parir hijos,

para ser aplaudida por rabona,

la querían, para dedicarle atenciones,

le cortaban flores, la vestían de tafetán,

le tapaban la cara, y devoraban sus genitales,

la mujer ha muerto, como hembra servil,

ha muerto, por derecho,

ha liberado su alma,

siempre noble y sabia

ya no más, será fuente sumisa

donde se enjuagan la bocas

ni se lavan las manos sucias

la han matado 

succionado de sus límpidos senos,

la última gota

de mansedumbre y sumisión

Ha muerto la leña de la hoguera

donde las razas le hicieron

con oprobio y crueldad

expiar la maledicencia nefasta

del pecado fantasmal…

 

Copyright © Rodolfo Dondero Rodo

04.03.18

 

 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.