Hermes Antonio Varillas Labrador

“Un Libreto Para La Educación Ambiental”



“Un Libreto Para La Educación Ambiental”

 

Amigos sean bienvenidos

a este modesto audiovisual,

por la educación ambiental

y todo el entorno bendecido.

 

De un equilibrio agradecidos

que no es algo accidental,

la necesaria armonía vital

no la lancemos al olvido.

 

Cómo entender al bandido

enemigo de lo elemental,

contra toda especie animal

con proyectiles y estallido.

 

La naturaleza en su alarido

condena al hombre brutal,

por su manía experimental

con destino en contrasentido.

 

Se requiere de un Cupido

y saetas de forma frontal,

por el amor universal

por todos los seres vivos.

 

Me gusta el colorido

de las flores en un hostal,

como sueños en una postal

con su nombre y apellido.

 

De nombre lleve florido

en un ámbito sin igual,

de apellido primaveral

alegre, pero sin ruidos.

 

De conticinios sin sonidos

o con música instrumental,

en concierto ornamental   

al ambiente haré un cumplido.

 

Y sin ser malagradecido

mi loa a mi aldea natal,

allá había un cafetal

y ríos demasiado crecidos.

 

Esperanza de verde olivo

de nuestro reino vegetal,

y de la abeja en su panal

me gusta su zumbido.

 

Del lobo me gusta el aullido

aunque les suene fatal,

también me gusta escuchar

del cordero su balido.

 

De los canes, su ladrido

pues merecen un pedestal,

su fidelidad que es puntal

y no los agarran distraídos.

 

De los gansos su graznido

me gusta el adjetivo forestal,

de un bosque, o del nogal

o del ébano renegrido.

 

De las aves en sus nidos

tendremos un recital,

y de un toro semental

su estentóreo bramido.

 

De los gatos su maullido

con su afecto sentimental,

podría ir directo al hospital

con un abrazo de oso fornido.

 

Recordando tiempos idos

me gusta un árbol frutal,

y en la playa el cocotal

 y de las olas su silbido.

 

Por los campos recorridos

muy lejos de la capital,

de motivos llené un costal

con los paisajes consabidos.

 

También hay usos indebidos

peores que un chaparral,

de fauna y flora virginal

y de su hábitat desvalido. 

 

Es el caso muy conocido

de un arte que no es tal,

y alegan que es cultural

en las plazas despavorido.

 

Un miura minado y herido

y en actitud delincuencial,

un cobarde enfermo mental

de travesti y luces vestido.

 

Un público drogado y forajido

que asiste a la monumental,

a un coso de arena infernal

y un empresario malnacido.

 

La atmósfera no he aludido

como grave error garrafal,

es un quehacer coyuntural

y desdeñar tanto descuido

 

Hagamos lo comedido

de forma muy prudencial,

o nos ahogamos en un basural

en un medio empobrecido.

 

Deploro lo inmoral y torcido

con complicidad gubernamental,

matan bebés focas en Canadá

y el orbe entero dormido.

 

Una ley de veda es lo sugerido

y sería lo inteligente e ideal,

con decisión fuera de lo normal

todo el tiempo indefinido.

 

Haré la adición y total

por algo que es caro pedido

nunca el ambiente dividido

multiplicado a modo exponencial.

 

Y con esta me despido

de mi humilde documental,

por un contexto que sea portal

por el buen trato merecido.

 

Por Hermes Varillas Labrador

 

 

Los anteriores versos forman parte de un audiovisual, próximo a grabarse y editarse, bienvenidos sean admoniciones a manera de sugerencias o enriquecedores aportes, si es respetando el formado de la rima y sin salirse del tema, los incorporaremos al libreto.

Cortesía del Trabajo de Grado de Educación Ambiental UNELLEZ y del Blog Educativo en las redes sociales “EcoLibertad”, con la participación de los estudiantes del 5to año sección “A” del Liceo "Henrique Ignacio Gutiérrez" y con el apoyo del equipo “Formando Ciudadanía” y de este humilde servidor como coordinador general.

 

 

Comentarios1



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.