Resakosa

Fogosidad oculta

 

Esta locura por vos que no se quiere ir, imagino tus besos, tus brazos alrededor de mi cuerpo, tus pies claros entrelazados con los míos. 

Tus labios parecieran el escape del olvido, de la realidad, mi escape. Tanto hablamos pero es que ya no nos funciona el hablar hay tanta conexión mental y sexual que las palabras ya están de más. Algo dentro tuyo reprime, se te mete el orgullo y nunca venís por mí. Y yo acá acordándome de los chamullos tuyos  (te besaría hasta los insultos). 

El calor de nuestras pieles nos va a aniquilar, vamos a estallar, sobresaltar de esta humanidad.

Pasa el tiempo pero no lo podemos evitar… este deseo divino no nos deja de buscar, me quiero dormir para dejar de pensar, tus ideas perdidas quisiera encontrar. Me dormiría para no pensarte más o poderte en un sueño cruzar, buenas noches, buenos días, buenas tardes, todo sería tan bueno si fuera con usted.

El fuego no nos deja de quemar… la canilla de tanto usar agua va a explotar y mi cabeza también, mientras no se nos explote el corazón que todo siga girando yo seguiré deseando, buscando... quemandome y vos pensando en no se què. 

 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.