Xabier Abando

Numantina

 

No logra concretar aún la Historia,
si arevacos, tal vez, o pelendones,
fueron los valerosos defensores
de aquella tierra que hoy llamamos Soria,

celtíbera región, en suelo hispano,
que optaron por luchar hasta la muerte
en lugar de aceptar la indigna suerte
de rendirse al ejército romano.

La muerte quebró al fin su militancia:
del cerco de Escipión, por hambre y sed,
al suicidio que, al fin, rindió Numancia.

Si busca un adjetivo que defina
la resistencia extrema, sepa usted
que es, por mor de Numancia, "numantina".

© Xabier Abando, 11/04/2017

Comentarios2

  • Toqui

    En el combate de La Concepción, pelearon hasta morir todos abatidos por hordas.

    Los 2 casos: Numancia y La Concepción son muestra de la estupidez humana como toda guerra.

    No hay batalla gloriosa ni honrosa ni digna.

    Un abrazo Xabier

    • Xabier Abando

      No es honroso ni digno promover las guerras, ni matar, ni... Normalmente mueren inocentes por los dos bandos en contienda. Hasta ahí puedo estar de acuerdo contigo, pero puede haber mucha, muchísima honra y dignidad en la resistencia y la lucha hasta la muerte contra el que las promueve, las financia y las pone en marcha, siempre en su provecho, normalmente el poderoso, el tirano, etc.
      Gracias Tokki por tu visita y comentario .
      Saludos.
      Xabier

    • Maria Hodunok.

      Tristes letras, poeta, como triste es cada guerra que se va desatando.
      No conozco vuestra historia, pero, por tu versos me doy cuenta que las tuvieron que luchar.
      Gracias por compartir.
      Saludos de paz.!!!!

      • Xabier Abando

        Muy triste la guerra, si, María. Quienes las promueven y defienden deberían tener la obligación de luchar en primerísima línea de combate. Estoy seguro de que habría muchas menos guerras.
        Saludos de paz, María.
        Xabier



      Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.