Resakosa

Perversión que nadie quiere contar

Moléculas dispersas en la humanidad, locos sueltos buscando su lugar, mujeres asesinadas y violadas sin piedad. Nadie hace nada y por el momento nadie lo hará. 

Abortos clandestinos cerca de la oscuridad, por dinero barato te pueden dañar... en vez de ir por el lago legal. 

Inventan cuentos de debates y sanciones de legalidad pero todo termina en la nada, en impunidad y corrupción.

Aliados con la maldad nos cuesta escapar. Ojala pronto el alma se nos pueda iluminar.

Modos de matar, violar, amenazar y mentir... una historia sin fin. Nosotros somos todo la enfermedad y la cura, la gloria y el dolor. De tanto sembrar autodestrucción vamos a cansarnos de morfar siempre lo mismo y cambiaremos el plato por uno más lindo, más rico y tal vez más limpio. 



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.