M.G.Ratia

LA BELLEZA

 

Envuelto en vaporosas nubes,
un cielo esperanzador hallado,
que por su altura, ya veis, no cubre,
la punta de mi cayado.

 

...Y no es tan bella estampa, os digo,
sorpresa que el alma alimente,
podré pués parecer demente,
si afirmo con desatino...

 

"No hay celeste divino
comparable a tu simiente."

 

Pueril la comparativa,
torpe y de poca hebra,
quien te ha visto, lo comprende,
quien te hizo, te hizo perfecta.

 

Derramé, lo aún no vivido,
buscando desigüaldades,
entre tu y lo relindo,
mira por donde, no hallare.

 

Mas yo ansío compostura,
y no reparo en vanidades,
dejaré que me confundas
con el azul de los mares.

 

Allí donde el agua cubra
mis defectos mas notables,
que sea el mar quien te pida
que sea el mar quien te labre.

 

Aun el mar, no está a la altura?
...de lo hermosamente grande
que puede ser tu hermosura.
"Que belleza!,  Inagotable!"

 

Ni el sol...
el Dios amarillo que arde,
arde con el vigor
con el que yo, ardo al mirarte.

 

...O el cosmos...
la gran pista de baile,
donde danzan las estrellas
se merece albergarte.

 

Dame el frescor de tu sombra
si con eso he de aliviarme,
hasta tu sombra, ...abruma,
sólo tu sombra, es arte!

Comentarios1

  • pfleta

    Musicalidad y belleza en tu poema.
    Gracias, amigo, por compartir tambiƩn mis poemas.
    Saludos.
    Pau



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.