Felipe Romeo

LA CHICA ALTA

Era una chica súper alta.
No podía ver su cara pero eso estaba bien.
Me la imaginaba 
riéndose de algo que alguna vez dije 
y yo pensaba no había escuchado
pero sí, lo tenía claro.

La llamé Clara.
Cuando llovía la llamaba. 
Yo no sé si la amaba o no
pero alguien sabe si alguna vez amó?

Sus piernas largas 
siempre abrazaban a mi cabeza. 
“Para qué quiero una cara cuando tengo estas bellezas?”

 

Una vez, recuerdo dije:
“Pasaría la vida entera 
acariciandoté, 
mordiendoté, 
tedando besos…" 
Se lo dije a su culo pues no tenía orejas.
Era tan alta que me miraban sus tetas.

Sus manos en mis cachetes, las mías en los suyos... 
Ella no tenía cara, me refiero a los del culo. 
Si, ya sé,                                                                                                                                       culo he vuelto a decir… 
Es que, Dios, ese culo! La razón de mi vivir!
Y, en verdad, en Dios no creo
pero su culo era un milagro, 
es por él que ser ateo ya no está en mi diccionario.

Y no me gusta hacer que rime. 
Odio la rima 
me pone loco 
me mata 
estresa 
no es poesía 
no es un poema 
su culo toco 
y me rescato...

Mi chica alta                                                                                                                                                          que no es de nadie 
porque nadie es de nadie pero yo de ella fui.
Le cambio el nombre y me lo olvido                                                                                              porque un hombre es sólo un nombre, una etiqueta. 
Ella no tiene cara y, sin embargo, yo la recuerdo 
no por su nombre 
si por sus tetas 
de fantasía,
como los días                                                                                                                      como la vida misma o la realidad                                                                                                que es de mentira                                                                                                                  pero es verdad. 
Y está muy bien, nos convencimos.

Sabemos que no sabemos                                                                                                     cuándo es la vida y cuándo es un sueño                                                                                       y lo dejamos pasar 
para poder jugar                                                                                                                              trabajar                                                                                                                               sufrir                                                                                                                                    soñar                                                                                                                                                conocer a la Julieta del balcón                                                                                                     comer un alfajor                                                                                                                   ser un artista                                                                                                                     cantor                                                                                                                                     poeta…

 

Yo sólo quiero mirar sus tetas!

 

Ay, chica alta de piernas largas! 
Sólo pensarte me da calor! 
Ay, chica alta!
Me sacaría 
y te daría 
toda mi cara...
Pero, un segundo,
sin cara acaso 
aún sería yo?

Comentarios1

  • catherine paz

    jejejejeje esta muy bonito y gracioso a la vez



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.