francisco garfias

EUGENIA Y YO

En verdad son bellos

 Hoy los observe, de color

Verde agua, amarillo sol,

Un naranja suave, con fulgor

Pintaban la tarde

Caían a gran velocidad

Quien se movía era yo,

Por lo que mil paisajes

A mis ojos, Dios me dio.

Entre esos bellos,

Hermosos colores,

Solos Eugenia   y  yo,

Solos los dos.

En el cielo pintaban

Con gran fulgor;

Dicha  y suerte de algunos

Mirar el firmamento

 Bañarse de mucha

 Luz y sol.

Hermosos colores,

 Hermosos en verdad,

Sin iguales eran dos

Eugenia y yo.

Pintaban el firmamento

Nos bañamos de sol.

Tarde de otoño,

Con rumbo al norte.

Ellos daban mucha

Energía, mucho sol,

Qué bien me he sentido

Esta tarde, este día.

Gracias a Dios

Por regalarnos toda

Una fiesta de color.

Que lindos que bellos

Ojala la naturaleza

No se olvide de formar

 Siempre, esos colores

Para dicha de  hombres

Y mujeres como,

Eugenia y yo

Que somos hijos

 De Dios.

Que energía, que calor

Gracias Dios mío.

 

Por todavía existírmela

 Disfrutar de ella

Al  igual que yo

Te damos las gracias

Por ser todavía

Vivos y poder

Disfrutar de tu poder

Al  pincelar el cielo

Con tan hermosos

Bellos colores

Salidos de la mano

 Tú nuestro creador.

Te damos las gracias

PADRE

Eugenia  y   Yo.

 

Comentarios2

  • FELINA

    MIIIIIIIIIIIIIIAUUUUUUUUUUUUUUUU RONRONEOOOOOO
    QUE EXPECTACULAR POEMA MI AMIGO, RECIBE MIS ABRACITOS DE FELICITACION.
    MAS RONRONEOS ESTA PRECIOSO.

  • Alvaro Maestre

    Ternura y dulzura - Y más que todo, agradecimiento a Dios, que ha permitido dos cosas: Que se disfrute de todo eso y que se haga el escrito de la vivencia;
    Enternecedoras letras Amigo;
    Un abrazo,

    Alvaro



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.