EduardoJavier

Una tarde lluviosa

Afuera la lluvia cae profusamente

pero para mí ya no existe el mundo

solo estas tú y tu cuerpo en mi mente

mi corazón palpita, siento que me hundo.

 

El calor de nuestros cuerpos los vidrios empañan

no importa que estamos en medio de todo

la lluvia cobija la dulce campaña

nuestro amor se cubre con el clima tórrido.

 

Nuestros labios ardientes se buscan

nuestros cuerpos sin miedo se palpan

nuestras almas de pronto se encienden

en el fuego de deseos que se sienten.

 

Mis dedos sedientos del calor de tu cuerpo

tu boca mordiendo mis labios y pecho

mis brazos aprietan hacia mi tus senos

mis manos que buscan saciar tu deseo.

 

Mis manos deslizo por tu cuerpo hermoso

el fuego nos funde el sudor nos baña

termina el encuentro estamos gustosos

te suelto y respiro de forma pausada .

 

Es una locura comentamos riendo

pero es tan hermoso y también tan intenso

arreglo tus ropas, te regalo un beso

que no sepa el mundo que estamos haciendo.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.