Tangerine

Entre mis brazos

Hoy las hojas son verdes nuevamente,

Por las mañanas brillan con impaciente deseo,

Brillan con el deseo inquebrantable

Desmesurado anhelo que llegue la tarde.

 

Los cantos de las aves son alegres nuevamente,

Surcan el cielo al alba vespertino,

Cálido día soñador con avidez nocturno

Buscando refugio ante una noche de espectáculo.

 

Con cada mañana al despertar,

La naturaleza; su fascinante espectáculo me da,

Aunque el día bello está

Anhelo la tarde, busco refugio y expectante puedo estar

Para volverte a ver y entre mis brazos

puedas estar.



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar [email protected] Regístrate aquí o si ya estás [email protected], logueate aquí.