Carlos Justino Caballero

EL CARDÓN

Alucino, allá, en el norte seco

en el norte de mi amada tierra

y veo en un cardón verde y altivo

a un hombre que alzando sus brazos

busca compasión en las alturas.

 

Pareciera que hay púas en su cuerpo,

dolores agudos saliendo de su alma,

que evitan el bálsamo de abrazos

con esas espinas remedando brotes

de heridas muy hondas.

 

Tal vez esté orando en súplica pura 

queriendo despojarse de aguijones duros

que brotan de adentro, de un rudo pasado,

advirtiendo en ellos que no se le acerquen

que saldrán heridos por esos dolores.

 

Y cuando más me arrimo y miro a ese cactus

más me conmuevo, pero sigo raudo viaje a mi destino

y proyecto en mi mente seres cual cardones

que en la vida sufren las mismas espinas

que el pencón del norte, del norte tan seco. 

 

 

De mi libro “De poemas que morían”. 2017 ISBN 978-987-4004-38-3



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.