Fantasma de Nadie

Noche Húmeda

Un viento que me azota y yo lo azoto,
Un mar que se hace cuerpo y rompe en mí...
Un corazón tremendamente roto
Latiendo para ti.

Te desnudo la espalda y se platea
Y el agua corre por tu blanca piel...
Cuando te embisto sube la marea,
Orgasmos de papel.

Te mueves como las hojas caídas
De un árbol otoñal... velos de tul
Te cubren las pestañas divididas
En un etéreo azul.

Mis manos te recorren y te exprimen,
Las tuyas me rasgan sin compasión...
Te amaré como si eso fuese un crimen:
Me daré a tu prisión.

Me asaltan tus ojos de azul entero
Y mientras gritas fuerte que te vas
Te susurro al oído que te quiero,
Que no te marches más...



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.