argantonio

Rapaces y carroñeras

Martín Zamora se hizo musulmán,

porque era para su negocio necesario,

Martín vive de la muerte como funerario,

y ni cree en Alá ni reza para ganarse el pan.

 

Su vida depende del ahogado del estrecho,

que intenta huir de la mortal pobreza,

cae al mar sin culminar su proeza,

cuando llegue a la playa será solo un desecho.

 

Martín Zamora para obtener ganancia,

avivó el seso el muy sagaz,

comprando furgón funeral y ambulancia.

 

Martín Zamora vive de la desgracia,

no es de verdad ningún solaz,

basar tu vida en tan trágica circunstancia.

Comentarios2

  • argantonio

    Dios no existe si existiera no permitiría que pusiéramos en duda su existencia. Pero estoy de acuerdo contigo que sea diosa y que tenga hermosos y pletóricos pechos. Saludos.

  • argantonio

    Azrae, el dios que propones es un dios para todos los sexos o sea un dios como Dios manda. Y eso se llama democracia teológica yo lo que digo es que nos hagan nacer para después morir es demoníaco. En el paraíso mando yo y Eva no se hizo con una costilla mía. Saludos



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.