Jaimen

Ella para mi

Alada y atinada para corregir mi tristeza

Brilla  con  la  luz  más  refulgente  en  el  despertar de mi nueva conciencia

Paladín de mis emociones más bruscas

Resguardo de mis  lágrimas  secretas  y regazo eterno de mis ojos extinguidos

Suspicaz intensamente      

Entrañable, sagrada y quimérica

Deliberadamente bella

Mi alquimia de amor



Para poder comentar y calificar este poema, debes estar registrad@. Regístrate aquí o si ya estás registrad@, logueate aquí.